Somos los últimos
Caleros

En la actualidad, somos la única familia dedicada a la fabricación de cal artesanal, basándonos en los conocimientos y experiencias heredadas de nuestros antepasados y convencidos del buen hacer y mejor resultado: una cal de calidad excepcional

«Patrimonio Inmaterial de la humanidad»,
UNESCO 2011.

El 25 de Noviembre de 2011, la Cal de Morón es declarada
por UNESCO Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad
en su apartado de Buenas Prácticas como «Revitalización del
saber tradicional de la cal artesanal en Morón de la Frontera
(Sevilla, Andalucía)».

La
Historia

La bóveda del horno se construye tras la selección de las piedras, y todas ellas tienen un papel fundamental «el tamaño justo en el lugar correcto».

El horno empleado es un horno alimentado por leña que puede alcanzar 7 metros de diámetro y 8 de altura. Para protegerlo, se utiliza arcilla caliza que posteriormente sirve para reparar el horno durante el proceso de cocción.

La leña de olivo es el combustible más empleado, por ser muy extendido y abundante y porque su combustión produce poca cantidad de ceniza y carbón. Además, la leña de olivo proporciona más grasa a la cal, permitiendo que ésta adhiera mejor a la superficie.

Producción natural

La Cal es un producto 100% natural obtenido de la calcinación de la piedra caliza.

Pureza y calidad

Nuestra sistema de producción nos permite obtener una cal de una pureza única en el mundo.

Fabricación artesanal

Un “buen hacer” transmitido de generación en generación utilizando hornos de leña de origen árabe.

Tradición y
Artesanía

Productos

Desde mediados del siglo XIX producimos cal de alta calidad para satisfacer las necesidades del mercados más exigente, tanto en construcción, ganadería, agricultura y restauración